Volver a

Todo lo que necesitas saber sobre los beneficios que traen para nuestro cuerpo.

Los ejercicios de Kegel son ejercicios que fortalecen el piso pélvico, quizás has escuchado sobre ellos y sus beneficios para la incontinencia, pero los ejercicios de Kegel traen muchos otros beneficios para tu salud y tu sexualidad.

Los músculos de tu piso pélvico soportan diferentes órganos como la vejiga, el útero y el colon, son los que usas para ir al baño y los que se contraen cuando tienes un orgasmo. La forma más sencilla de realizar los ejercicios, es pensar en cuándo vas a orinar, y contraer los músculos como si quisieras detener el chorro de orina (procura no hacerlo cuando tienes la vejiga llena, esto podría causar contraindicaciones). Cuando realices los ejercicios evita contraer los músculos de tus glúteos o abdomen, esto puede tomar algunos intentos pero la práctica es la clave.

Los ejercicios de Kegel fortalecen tu piso pélvico, haciendo que:

  • Los músculos de tu zona v se relajen, ayudándote si sientes dolor al tener relaciones.

  • Mejorando la circulación en tu zona v y tu piso pélvico.

  • Ayudándote a alcanzar el orgasmo de manera más fácil.

  • Aumentando la lubricación de tu zona v.

Para ver mejores resultados, realiza los ejercicios Kegel 2 a 3 veces al día, lo mejor es que puedes hacerlos en cualquier momento o cualquier lugar. Puedes hacerlos mientras estás sentada o acostada, ponte cómoda y sigue estas indicaciones:

  1. Inhala profundo y mantén tus músculos relajados al hacerlo.

  2. Exhala lentamente por la boca y contrae los músculos del piso pélvico.

  3. Mantén los músculos contraídos por 3 a 6 segundos (hasta que sientas que estén cansados) mientras exhalas.

  4. Inhala de nuevo y relaja los músculos de nuevo.

  5. Espera 10 segundos entre una contracción y otra, y repite 10 veces.

Si sientes dolor al realizar los ejercicios para inmediatamente, es posible que no los estés realizando correctamente. Debes sentirte relajada al hacerlo, y no debe haber presencia de dolor. A medida que los vayas haciendo podrás mantener los músculos contraídos por más de 6 segundos, lo importante es que descanses luego de cada contracción y te guíes con tu respiración.

Elevación de pelvis

Otros ejercicios que te ayudan a fortalecer el piso pélvico son los siguientes:

  • Elevación de pelvis: Recuéstate sobre una pelota de espuma blanda con las rodillas flexionadas y los pies bien planos en el suelo: La pelota debe quedar presionada debajo de la parte baja de tu espalda. Deja los brazos a los lados del cuerpo y despacio eleva la pelvis liberando la pelota. Sube la pelvis apretando los glúteos y llevando el ombligo hacia tu espalda. Mantén las piernas firmes y los pies planos en el suelo. Baja despacio y repite 10 veces.

  • Contracciones controlada: Colócate de rodillas y apoya los antebrazos sobre el suelo de forma que puedas apoyar cómodamente la frente sobre tus manos. Separa un poco las rodillas y relaja el tronco. Aprieta el abdomen, llevando el ombligo hacia la espalda y a la vez siente cómo la zona pélvica "sube" y se contrae. Mantén esta contracción contando hasta 8, relaja y repite 10 veces el movimiento.

  • Conectando el abdomen: Recuéstate boca abajo con una pierna flexionada hacia un lado. Apoya la cabeza en los brazos y relaja la espalda. Ahora aprieta los glúteos y contrae a la vez el abdomen llevando de forma exagerada el ombligo hacia la espalda. Debes sentir como tu barriga se despega levemente del suelo en cada contracción. Relaja y repite 10 veces.

Puedes comenzar realizando esta rutina 3 veces a la semana e irla incorporando en tu día a día, tener un piso pélvico fuerte te trae muchos beneficios para la salud y tu sexualidad. Si tienes alguna duda sobre los Kegels o cualquier ejercicio de piso pélvico no dudes en preguntarle a tu ginecóloga.

Déjanos tus comentarios